DDOS

DDoS (por sus siglas en inglés, Distributed Denial of Service) el cual se lleva a cabo generando un gran flujo de información desde varios puntos de conexión hacia un mismo punto de destino.

El mundo está cada vez más conectado electrónicamente, la expansión de los mercados y la reducción de los obstáculos, a la hora, de hacer negocios a través de las fronteras. Los servicios pueden ser organizados en cualquier lugar y los clientes se pueden servir desde cualquier lugar. Los territorios con mercados emergentes a menudo carecen de un adecuado control del cliente, sin embargo las tasas de infección de malware son altas. Cuando estos clientes infectados con malware son dirigidos por un mando y control centralizado, se convierten en » botnets”. El gran número de máquinas que suelen participar en botnets proporciona una enorme capacidad de generación de carga, que se puede alquilar a bajo precio, por cualquiera de las partes, con un interés en la interrupción de los servicios de un competidor o un objetivo político.

Las Botnets globales de hoy en día están utilizando ataques distribuidos de denegación de servicios (DDoS) a: servicios web y aplicaciones, a menudo, todo al mismo tiempo. A pesar de los ataques DDoS han estado con nosotros durante décadas, el alcance, la naturaleza y magnitud del espectro de amenazas DDoS han evolucionado significativamente con el tiempo.

En seguridad informática los ataques de denegación de servicios afectan gravemente a la disponibilidad, un factor muy importante que normalmente se le suele menospreciar. Entendemos por disponibilidad a la garantía de que los usuarios autorizados puedan acceder a la información y recursos de red cuando los necesiten.


Más artículos sobre DDoS…